Reflexión “Complejidad del Sistema Social”

La idea es entender que los elementos son partes de un todo aislados o fragmentados como el mecanicismo reduccionista los intentaba mostrar. Desde la perspectiva de la Teoría General de Sistemas y la Complejidad se sugiere que la realidad debe ser vista como un gran sistema donde las partes que la conforman y de las interacciones que se desarrollan entre las partes crean una realidad distinta, semejante a la de una gran red.ur1GCmKDPorZSNXuGB6eTDl72eJkfbmt4t8yenImKBVaiQDB_Rd1H6kmuBWtceBJ
Por lo cual, el observador debe superar la visón fragmentada, y que esta no es la única realidad que contempla, sino que pueden existir en muchas formas posibles. Y es ahí donde la complejidad y la Teoría General de Sistemas, ayudan a construir nuevos modelos y formas alternativas de una epistemología.
La causalidad: Ve la realidad una relación entre un evento A (la causa) y un segundo evento B (el efecto), en la cual el segundo evento es una consecuencia del primero.
Los puntos anteriormente referidos dan cuenta que el pensamiento unilineal, simplificador y reduccionista generan un esquema generalizador de interpretación de la realidad que los sujetos emplean en su actuar en éste mundo social y natural. Por otra parte, el pensamiento complejo considera a la heterogeneidad y la diversidad, la interacción, la eventualidad de todo objeto de conocimiento a partir de la máxima Aristotélica que señala: “el todo es más que la suma de sus partes”. La característica de los sistemas, es la interrelación de los factores que rodean al objeto o sistema que es generadora de bucles recursivos que posibilitan la existencia del Todo. Por lo tanto, cualquiera que sea la explicación de un sistema, este se define por las relaciones que guarda con cada una de las partes que lo constituyen y con su entorno donde esta inmerso; de ahí que toda realidad es un sistema que contiene sistemas.
Por-que-la-simulacion-es-esencial-para-el-pensamiento-sistemico
Bibliografía: Warren Weaver. “Science and Complexity” American Scientist, 36: 536 (1948).
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s