La dictadura perfecta: Cualquier parecido con la realidad…

La dictadura perfecta es una película mexicana que se dedicó a parodiar la forma en que funciona el gobierno de un tiempo para acá. Si bien es una película dedicada a hacernos reír, o llorar, dependiendo el caso, también permite el análisis de un sistema político-social-global.

Aparecen 4 elementos que son fundamentales en el establecimiento de cualquier (narco)dictadura como la que se presenta en la película:

  1. Medios de comunicación
  2. Políticos
  3. Narcotraficantes
  4. Violencia: Inseguridad-Miedo-segregación social

Muestran cómo todos estos elementos se relacionan entre sí: en algunos casos las relaciones son causales -A afecta a B- y en otras solidarias -A y B se afectan mutuamente- (Martín Serrano, 1982), pero más allá de que las relaciones sean causales o solidarias lo que importa recalcar ahora es que estructuran relaciones de poder entre instituciones. Sí, cada uno de éstos elementos está tipificado y por ello es un rol que ha sido determinado por una institución (Berger y Luckmann, 1991) y estas instituciones confluyen en ciertos juegos de poder que permiten que se estructure el sistema social que conocemos  y que siga legitimizandose pues a quienes están en el poder les ha resultado muy beneficioso.

Castells (2009) afirma que las relaciones de poder son la capacidad para modelar las mentes construyendo ideas por medio de imágenes y la película ejemplifica que el pueblo le ha otorgado tanto poder (simbólico) a la televisora que lo que digan los medios audiovisuales seguramente debe ser verídico y por lo tanto que la imagen que presenten sobre los políticos debe ser la correcta; por ello los políticos pagan para que se presente la imagen que ellos desean de sí mismos y es así como aquél que tiene más dinero para pagar su estrategia de política mediática es aquél que tiene más poder. La relación que existe entre estas instituciones (gobierno y medios) es, por lo tanto, solidaria basada en la conveniencia y se constriñe mediante la sanción: si actúas mal: a) no pago o b) daño tu imagen pública -al dañar la imagen pública se crea un escándalo político (Castells, 2009) que puede servir, a la vez, como cortina de humo de otros temas-.

A demás de crear spots de TV que favorecen la reputación de cierto político la televisora se encarga de presentarle al público popular novelas que legitimizan 3 cosas (o bueno, en realidad son más pero aquí las que me parecieron más importantes): la esperanza (para los pobres) de algún día (y de la nada) llegar a ser ricos, los estereotipos de género y los estereotipos raciales-clasistas que llevan a la discriminación. Gracias a este tipo de programación se sedimentan en la cultura (Berger y Luckmann, 1991) este tipo de prácticas y visiones del futuro fomentando la inmovilización y la legitimación de la violencia pues sus manifestaciones directas están ya asentadas en la estructura y la cultura del país (sistema) (Galtung, 2003).

Estas prácticas de control social se pueden observar también en la presentación de las noticias: se presentan desaparecidos, pero no se presentan números rojos (muertos a causa del narco); este tipo de notas y censuras hacen que se quite de la vista la inseguridad causada por el narcotráfico más siguen sedimentando en la población el miedo al espacio público (e incluso al privado) por culpa del crimen organizado y de esta forma (la gente guardad en su casa) se consumen más los medios de comunicación que favorecen al juego de poder.

Todo esto parece terrible, y no para. Existen también alguno momentos de movilización que remontan al dinamismo histórico de Giddens (2011), pues surgen del hastío de algun(os) sector(es) de la población a quienes no les hace sentido: lo que pasa en el sistema que plantea el gobierno vs. lo que el gobierno hace; entonces salen a protestar al palacio de gobierno y la actitud que toma la persona del gobierno en cuestión es hacer la seña “huevos”. El dinamismo parece, pues, una batalla perdida bajo los binoculares de esta dictadura perfectamente elaborada.

Por último queda uno de los eslabones perdidos: el narco. Creo que a todos nos parece evidente la relación que existe entre el estado y el narco (en nuestro país), aunque en realidad sea un misterio el cómo es que se vinculan; otra vez más la película se encarga de mostrarlo de una forma que nos hace reír pero que a la vez nos deja con la piel de gallina: después de que la gente de la televisora se encuentra con un grupo de narcos en la carretera y tienen un brevísimo conflicto (en el cual los narcos no quieren dejarlos pasar al estado) uno de los achichincles de la televisora menciona que vienen con el gobernador y cual acto de magia los dejan pasar y le piden al reportero una foto la cual se encuadra con unos 6 cuerpos colgando del puente que está arriba de todo este escenario. Aparte de las relaciones de poder y de conveniencia entre el estado y el narco se evidencia también la frontera que generan el narco y el estado, que tiene que ver con el poder que tienen para hacer que todo se conduzca a su manera.

En fin, cualquier parecido con la realidad puede serlo todo, menos pura coincidencia.


Bibliografía:

  • Berger, P. y Luckmann, T. (1991). La Sociedad como Realidad Objetiva.  La construcción social de la realidad.Buenos Aires, Amorrortu. 66-161
  • Castells, M. (2009). Programando las redes de comunicación, política del escándalo y crisis de la democracia. En Comunicación y poder.Madrid: Alianza Editorial, S.A. Pp. 261-392
  • Galtung, J. (2003). Tras la violencia, 3R: reconstrucción, reconciliación, resolución. Afrontando los efectos visibles e invisibles de la guerra y la violencia. Gernika: Bakeaz/Gernika Gogoratuz.
  • Giddens, A. (2011): La constitución de la sociedad. Bases para la teoría de la estructuración. Buenos Aires, Amorrortu. Pp. 193-241
  • Martín Serrano, M. (1982). Concepto de sistema. El estudio de la organización y el funcionamiento de los sistemas. En Martín Serrano, M.,  Piñuel Raigada, J., Gracia Sanz, J. y  Arias Fernández, M. Teoría de la comunicación. Epistemología y análisis de la referencia. Madrid: Cuadernos de la Comunicación. 119-140
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s