DHRIM y el sistema

He decidido analizar la transición de los medios tradicionales de comunicación a los “nuevos medios” o lo que define Carlos Scolari de manera más concreta como las DHRIM (Scolari, 2008). La comunicación contemporánea en términos de Scolari se caracteriza por el cambio de cinco conceptos clave. En cuanto a la tecnología, el desarrollo de lo digital dejó atrás lo análogo. La difusión dejó de ser solo de uno a muchos para convertirse en una comunicación posible de muchos a muchos. La secuencialidad pasó de la lógica lineal al rizoma hipertextual, del uso de un solo medio a la comunicación multimedia. Finalmente la relación con la audiencias deja de ser pasiva y se hace interactiva.

El autor Anthony Giddens explica que todas las colectividades cuentan con una estructura social, el conjunto de reglas, ya sea explícitas o implícitas, de lo que está permitido o no. Los encargados de hacer que esta estructura se cumpla son lo que el autor introduce como el concepto de fuerzas de constreñimiento. Aquella presencia de presiones encargadas de mantener el estatus quo del discurso dominante. El proceso de socialización es, dicho de manera simple, el momento en que aprendemos las “reglas” para vivir en sociedad. Es la incorporación de esquemas mentales colectivos. Esos momentos de socialización se dan cuando eres nuevo en un sistema.

El internet y las redes sociales se pueden plantear como un sistema virtual. Este sistema en específico tiende a cambiar de manera acelerada, como se ha visto desde sus inicios a finales del siglo XX. Hay una gran cantidad de actores en el internet, como lo plantea Martín-Serrano, para que un componente pertenezca a un sistema su existencia deber ser necesaria para que éste funcione. Propone algunos tipos de implicaciones posibles. La obligatoria, en la que la desaparición del elemento rompe o transforma el sistema. La operativa, que si bien hace que el sistema funcione, su desaparición no rompe el sistema ya que el elemento puede ser sustituido. Los actores del sistema virtual son a su mayoría operativos, se puede notar en la constante obsolescencia y surgimiento de plataformas, redes sociales, aparatos electrónicos, tendencias temáticas, etc. Por esta razón el sistema virtual es, a ojos de la teoría de Martín-Serrano, un sistema flexible. Debido a esta misma razón de continuo cambio es que una parte de los procesos de socialización se renuevan seguido y como usuario puede ser importante adaptarse.

A pesar de que tenga una estructura social y por ende fuerzas de constreñimiento, el sistema virtual es tan amplio e impredecible que es más sencillo deshacer el miedo a la vigilancia panóptica y romper los principios estructurales, hay una menor cantidad de limitaciones físicas o materiales, los mecanismos de sanción tienen menos relevancia y el constreñimiento estructural, aquel que desborda las posibilidades de la voluntad humana, me atrevo a decir, es mínimo.

Anthony Giddens explica que cuando los elementos de un sistema se dan cuenta de las contradicciones o incoherencias estructurales, es que entran en conflicto. Son aquellos grupos rebelde los que buscan cuestionar la estructura social y desestabilizar a las instituciones que imponen fuerzas de constreñimiento. El internet con sus características DHRIM permiten una reacción y comunicación que puede llegar a muchos más que sin él, de maneras más interactivas y multimedia. Es posible utilizar el internet para generar cambios. Y haciendo referencia a lo que la autora Tufekci Zeynep dice en su artículo After the Protest, en efecto el la Web 2.0 trae consigo la facilidad de organización de masas y distribución de mensajes, sin embargo son las mismas características del DHRIM las que desvanecen y sustituyen nuevos movimientos volviéndolos obsoletos. Los “nuevos medios” de comunicación son un arma de doble filo cuando hablamos de la búsqueda de cambios estructurales. Considero importante el estudio a profundidad de este sistema ya que creo que conociéndolo mejor es como se podrá usar a favor de la desestabilización de la sociedad escrita por el discurso dominante.

Bibliografía

Giddens, A. (2011): “La constitución de la sociedad”. Bases para la teoría de la estructuración. Buenos Aires, Amorrortu. Pp. 193-241

Martín Serrano, M. (1982): “Concepto de sistema. El estudio de la organización y el funcionamiento de los sistemas”, en Manuel Martín Serrano, José Luis Piñuel Raigada, Jesús Gracia Sanz y María Antonia Arias Fernández, Teoría de la comunicación. Epistemología y análisis de la referencia. Madrid, Cuadernos de la Comunicación  VIII. Pp. 119-140

Scolari, C. (2008): “Hipermediaciones”. Elementos para una teoría de la comunicación digital interactiva. España: Gedisa.

Tufekci, Zeynep. After the protest. New York Times. 2014. Recuperado de:http://www.nytimes.com/2014/03/20/opinion/after-the-protests.html?_r=0

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DHRIM y el sistema

  1. Natera. dijo:

    Muy buen ensayo, buena apropiación de las lecturas y los conceptos claves para relacionarlos con otra teoría. Hay una línea interesante en el penúltimo párrafo, vale la pena seguir ese camino para explorar los mecanismos de control y el constreñimiento en la web.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s